Panorama Político de Necochea
Recambios

Juntos por el caos: la interna que divide y debilita a la oposición

La lucha de egos entre los principales actores del frente es evidente. (Dibujo: NOVA)

A pocos días de las elecciones legislativas, el frente opositor Juntos en Necochea muestra su peor cara. Lejos de presentar una propuesta sólida y unida ante el electorado, los integrantes de este espacio se han enfrascado en disputas por el liderazgo, los intereses personales y las estrategias de campaña.

La lucha de egos entre los principales actores del frente es evidente. Cada uno busca imponer su visión y su candidato preferido, sin tomar en cuenta el bienestar del partido ni los intereses de la ciudadanía.

Esta rivalidad interna ha generado divisiones y desconfianza, lo que se traduce en una imagen fracturada y poco atractiva para los votantes que ven en las acciones de la oposición local muy poco interés por resolver las problemáticas del distrito.

Hasta el momento hay anotados diez precandidatos que buscan la posibilidad de encabezar la lista de Juntos. Por un lado la Unión Cívica Radical tiene dos candidatos y medio: Walter Bravo y Damián Unibaso. Se espera que Gonzalo Diez confirme si está o no dentro de la contienda ya que ha dejado entrever que podría acompañar la lista de Martín Migueles, uno de los candidatos del PRO.

Por otro lado aparecen María Eugenia Vallota, Hernán Trigo Gutierrez, Martín Orlando, Martín Migueles, Marcela Fernandez Palma con su candidato, Maximiliano Delfino y trasca éramos pocos apareció de la nada Jerónimo Aguirre reclamando pista.

Lo que queda claro es que Juntos en Necochea ha dejado en evidencia una total falta de cohesión interna, que nunca llegó a alcanzar acuerdos y consensos, que no hay un programa de gobierno y sí un amontonamiento de gente especulando con un triunfo electoral.

Las negociaciones para conformar una lista de candidatos han estado plagadas de desavenencias, las posiciones intransigentes y la falta de voluntad política para ceder en ciertos puntos han llevado a un estancamiento perjudicial para el frente opositor y para la posibilidad de construir una propuesta sólida y representativa.

En esta campaña electoral que recién se está iniciando el tan mentado divorcio entre los dirigentes políticos y la realidad de los ciudadanos se ha acentuado. Existe una brecha evidente entre aquellos que quieren ostentar el poder y tomar decisiones, y la ciudadanía que sufre las consecuencias de esas políticas.

Esta desconexión se traduce en una sensación de abandono y desamparo por parte de la población, que ve cómo sus necesidades y demandas no son tenidas en cuenta mientras se desangran por ocupar un cargo.

El radicalismo se presenta como la pareja escandalosa que saca los trapitos al sol en cualquier oportunidad. Tras ser derrotado por paliza en el plenario que se llevó a cabo el pasado lunes 5, en el que se definieron los pasos a seguir para la elección del precandidato que representará al radicalismo en las PASO, Alberto Esnaola pretende burlar lo acordado por el plenario de afiliados y ganar la interna radical desde un escritorio.

Por mayoría se definió que el próximo domingo 11 de junio se votaría en todos los comités (incluidos el de Quequén y los del interior del distrito). Hasta ahora la asamblea se desarrollaría en horario extendido, es decir desde las 10 de la mañana hasta las 17, solo se elegirá el precandidato a intendente y posteriormente se consensuaría la lista de precandidatos a concejales y consejeros escolares, teniendo en cuenta que el primer candidato lo pondría el ganador.

La afirmación se hace en potencial ya que Walter Bravo, el chiche nuevo del monje negro radical, presentó un pedido de impugnación del reglamento electoral que convoca a asamblea con horario extendido.

La pretensión de Esnaola es ni más ni menos que cerrar las puertas a que los afiliados radicales de todo el distrito puedan participar en la elección de los candidatos para representar al centenario partido en las PASO. La postura que presentó y fue rechazada por amplia mayoría en el plenario y ahora intenta imponer desde un escritorio apuesta al partido chico, con escasa participación.

La lista “Uno como vos” que encabeza Walter Bravo fue la primera en salir a la cancha mediante un extenso documento en el que instan a “las autoridades del partido y a los responsables de la organización de las elecciones internas a reconsiderar y rectificar esta decisión, fijando nueva fecha que otorgue a la lista ‘Uno como vos’ la oportunidad de participar en igualdad de condiciones y se abstenga de proclamar candidato alguno el día viernes al cierre de la inscripción o el domingo”.

A todo esto, llama poderosamente la atención el silencio del “medio candidato” Gonzalo Diez. Un rumor que circula de boca en boca indica que el ex golden boy del establishment radical pateó el tablero y habría negociado un lugar de excepción para uno de los suyos en la lista del PRO, Martín Migueles.

Temeroso de posibles sanciones disciplinarias (si hay algo que los radicales no se bancan es la traición y que uno de los suyos le reste votos apoyando a la competencia), Diez abrió el paraguas y como parte de la negociación con Damián Unibaso por los mecanismos a implementarse para la elección de candidatos, pidió un salvoconducto para evitarlas.

Los números acompañan al intendente Rojas

Ante este panorama, cabe preguntarse si Juntos en Necochea podrá superar sus diferencias internas y ofrecer una alternativa creíble y viable para los electores o si, por el contrario, seguirá sumido en la disputa de egos y la fragmentación, facilitando el camino al oficialismo que busca retener el poder.

Lo cierto es que el tiempo se acaba y los candidatos deberán definir sus estrategias y sus alianzas de cara a las primarias del 13 de agosto a más tardar esta noche.

Mientras tanto, el oficialismo en Necochea, representado por el frente Nueva Necochea, se encuentra en una situación de ventaja respecto a sus competidores.

Según datos de la última encuesta disponible a la que pudimos acceder es la realizada por Zuban Córdoba & Asociados entre el 26 de mayo y el 1 de junio de 2023, que arrojó una amplia ventaja del jefe comunal Arturo Rojas sobre los aspirantes a sucederlo al frente de la administración municipal:

Nueva Necochea: 31,3 por ciento.

Juntos: 27,3 por ciento.

Frente de Todos: 23,3 por ciento.

La Libertad Avanza: 8 por ciento.

Otros: 3,1 por ciento.

Blanco: 9 por ciento.

Esta encuesta muestra una importante ventaja del oficialismo sobre la oposición, pero también una alta proporción de indecisos y votos en blanco. Estos datos podrían cambiar según la evolución de la campaña y el contexto socioeconómico, según indican sus autores.

Lectores: 238

Envianos tu comentario