Información General
Memoria, Verdad y Justicia

Héctor Bicarelli, la mano ejecutora de la represión y la tortura de la dictadura en Necochea

La plaza Dardo Rocha se llenó de banderas y pancartas en conmemoración de uno de los momentos más oscuros de la historia argentina.

Como cada 24 de marzo, militantes de los organismos de Derechos Humanos, familiares, amigos y compañeros de lucha de detenidos desaparecidos hicieron presencia en el paseo de la memoria para honrar a las víctimas de la dictadura militar en nuestro país. La plaza Dardo Rocha se llenó de banderas y pancartas en conmemoración de uno de los momentos más oscuros de la historia argentina.

La dictadura militar en Necochea se materializó en dos figuras preponderantes. Por un lado Vicente Percario, cabeza del poder político que ejecutó las órdenes del alto mando militar y por otro, el esbirro de los represores, Héctor Bicarelli, mano ejecutora de la represión, secuestro y tortura.

Veintidós detenidos desaparecidos fueron el saldo que dejó el reino del terror implantado en la ciudad por el ex comisario Héctor Bicarelli y el coronel retirado Jorge Toccalino bajo la mirada cómplice de Vicente Percario, comisionado de la más sangrienta dictadura militar de la historia argentina.

Estos personajes participaron activamente en los grupos de tareas que secuestraron y torturaron a Claudio de Acha, Amílcar Severo Fuentes, Edgardo Fuentes, Daniel Garramone, María Beatriz García, Susana Haristeguy, Saturnino Vicente Ianni, Roberto Ibáñez, Roberto Lorenzo, Aldo Malmierca, Dora Rita Mercero.

También Felipe Miyares, Rubén Molina, Roberto Porfirio, Alfredo Reym, José Riccheza, Graciela Sagués, Luis Alberto Sotuyo, Edirma Vieytes y María de las Mercedes Zabala.

La justicia fue clemente con el ex comisario Bicarelli, apenas siete años de prisión (que fueron casi un indulto, ya que había cumplido casi la totalidad de la condena en su domicilio), por los secuestros e imposición de tormentos de Alberto Martín Garamendy, Vicente Antonio Povilaitis, Marcela Aramburu y Oscar Cornelio Aramburu, hechos cometidos entre marzo y abril de 1976 en las ciudades de Necochea y Lobería, cometidos en el año 1976 y que fueran considerados delitos de lesa humanidad. Fue procesado en grado de coautor con relación a los secuestros y de partícipe necesario, con respecto a la imposición de tormentos.

Sin embargo, la memoria colectiva no es tan indulgente. El viejo represor aún conserva las ínfulas de épocas pasadas y le gusta prepotear, amenazar, hacer saber que en algún momento tuvo en sus manos la vida y muerte de las personas, pero cada vez que sale de su casa alguien le recuerda que es un asesino y cada 24 de diciembre, huye como las ratas para no tener que soportar el escrache y el repudio de toda una sociedad frente a su departamento ubicado en pleno centro de Necochea.

Lectores: 194

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: