Judiciales y Policiales
Ciber delincuentes

Fernanda Franco: le robaron la cuenta de Instagram y la usan para estafar a sus contactos

Desde hace más de una semana la vida de Fernanda se ha convertido en un infierno, ciber delincuentes utilizando su buen nombre para estafar a sus conocidos.
Utilizan lenguaje neutro, prestar atención a frases como "aunque solo guarde 3 mil euros son mis ahorros pero te haré el favor".

Fernanda Franco, reconocida por su militancia política, social y solidaria denunció que su perfil de Instagram ha sido hackeado y desde allí han cometido estafas contra sus contactos y amigos. Se hacen pasar por ella y ofrecen dólares a la venta.

Desde hace más de una semana la vida de Fernanda se ha convertido en un infierno, ciber delincuentes utilizando su buen nombre y la confianza de quienes la conocen venden dólares e incluso solicitan dinero; envían desde el chat de Instagram una publicación a modo de anzuelo y su hay reacción del contacto, "Fernanda" inicia una comunicación casual.

Instan a hacer un depósito en una cuenta de un tercero "si queres te paso CBU, ya que los necesito bancarizados, en lo que me desocupe, o te los llevo mañana si se te hace muy tarde", es parte del discurso utilizado. De más está decir que una vez que reciben la transferencia, bloquean al usuario y desaparecen.

Las cuentas bancarias están a nombre de Carolina Gisella Alvarez y la otra cuenta detectada pertenece a Sebastían Nicolás García. Este medio promovió un contacto con los delincuentes que viéndose descubiertos reconocieron la estafa "solo es hackeo con inteligencia" confirmaron, y con total impunidad reconocieron que "le ofrecí devolvérsela a cambio de pesos pero no quiso". Molesto por el fiasco de perder lo que creyó una transacción asegurada, el delincuente soltó "por cierto me hiciste perder el tiempo, te salió bien".

¿Cómo detectar que hay algo raro?

En primer lugar hacer preguntas personales al titular de la cuenta o con "trampas" (preguntar por un familiar inexistente o algún dato falso), prestar atención a las respuestas que siempre son cortas y medidas.

Utilizan lenguaje neutro, prestar atención a frases como "aunque solo guarde 3 mil euros son mis ahorros pero te haré el favor". Al realizar la denuncia correspondiente en Fiscalía y en la DDI, se le informó a la damnificada que supuestamente quienes realizan estas estafas son detenidos que operan con sus teléfonos desde la cárcel, es decir que no sólo cuentan con el dispositivo, sino también con la tecnología, los recursos y la conexión a internet para continuar delinquiendo.

Vacío legal

En Argentina, estamos viviendo un proceso de penetración de la informática, la tecnología y los datos digitales en la vida cotidiana de las personas, pero esto no se ha visto acompañado por cambios en las ciencias jurídicas y en la teoría procesal. Actualmente, la prueba o evidencia digital presenta algunos inconvenientes a la hora de demostrar o echar luz acerca de algún delito cometido con o través de la tecnología y en el caso de los ciberdelitos, aunque se conozca la IP de procedencia, la justicia encuentra trabas a la hora de actuar.

Fernanda Franco pide a amigos y contactos de Instagram que denuncien su cuenta para que sea dada de baja ya que al cambiarle los datos de ingreso (correo electrónico y contraseña), dejó de ser propietaria del perfil y la red social no le permite realizar modificaciones ni darla de baja.

Lectores: 1292

Envianos tu comentario