Panorama Político de Necochea
Preocupación

El delito fuera de control en el reinado de "Don Chicho" Mastropierro

Crecen los robos en la ciudad. (Dibujo: NOVA)

En medio de una inflación que le sopla la nuca a la hiper de Alfonsín, sueldos de hambre, la canasta básica de alimentos cada vez más chica y la sorpresa de que el tío de la Rosada tiró la toalla y se bajó de la reelección, la delincuencia se adueñó de las calles y los vecinos cargan con el miedo y la impotencia de ser víctimas de delitos cada vez más violentos.

La inseguridad en Necochea no es una sensación, la Procuración General de la Suprema Corte bonaerense difundió las estadísticas criminales en la provincia durante 2022, y de acuerdo al informe oficial, nuestra ciudad es una de las ciudades donde ha crecido el delito de manera alarmante.

Respecto al aumento del delito comparado al 2021 en la provincia de Buenos Aires, Necochea se ubica en segundo lugar con el 55,9 por ciento inmediatamente detrás de San Nicolás que registró un aumento del 57 por ciento en los índices delictuales; le siguen La Plata con un 49,3 por ciento, Mar del Plata con el 29,9 por ciento y Junín con el 18,1 por ciento.

En tanto que las denuncias en el en el Fuero Criminal y Correccional en ocho departamentos judiciales registran aumentos mayores a 10 por ciento, entre ellos La Plata que registró un incremento en las IPP (Investigación Penal Preparatoria) del 17,9 por ciento, Necochea 14,5 y Morón 14,3 por ciento. Una vez más la ciudad está en la lista negra.

También creció el número de delitos sexuales, las causas vinculadas a las drogas y el hurto de vehículos en la vía pública, llamativamente una modalidad en la que se involucró al jefe de la departamental de Necochea, Jorge Mastropierro, cuya denuncia radicada en el Poder Judicial de Necochea no prosperó y terminó durmiendo el sueño eterno en los cajones de Analía Duarte.

Según los datos difundidos por el Departamento de Estadísticas de la Procuración General, del Ministerio Público de la Provincia de Buenos Aires tienen un bajo índice de resolución. De las 9.233 causas iniciadas, solo el 6 por ciento tuvo al menos un imputado. Del porcentaje restante, casi el 65 por ciento tuvo autores ignorados y el 29 por ciento tuvo autor sindicado.

En este caso, se toma como IPP “con imputado” a las causas iniciadas que registran al menos un sujeto al que se le ha recepcionado declaración en audiencia y se considera «con autor sindicado» a las causas que registran al menos un sujeto mencionado como posible autor del ilícito, al cual no se le ha recepcionado la declaración en audiencia a la fecha de obtención de los datos. Visto de otra forma, se puede deducir que solo en el 35 por ciento de los casos se tiene al menos un sospechoso o imputado.

Mastropierro un jefe cuestionado

El jefe Mastropierro las tiene todas en contra, viene con un prontuario en la espalda nada desdeñable. Según la leyenda urbana que circula de boca en boca el "sheriff" dejó en su paso por las diferentes reparticiones una estela de corrupción. Desde "La Ballenera", a la Patrulla Rural se lo recuerda por coimero y tras su llegada a las ligas mayores al frente de la Departamental hay denuncias que lo vinculan a las bandas de motochorros y robo de vehículos.

El primer día de marzo marcó el fin del reinado de Jorge Mastropierro al frente de la policía de nuestra ciudad ya que le toca el momento del retiro obligatorio, sin embargo su "vocación de servicio" lo mantiene atornillado al escritorio. Se dice incluso que estaría negociando la titularidad de la DDI. El jefe no está listo para cerrar el kiosco.

La realidad indica que los motochorros son dueños de la calle y los vecinos se preguntan si en realidad no hay zona liberada. Sospechosamente nunca se logró detener en flagrancia a un motochorro, eso sí en operativos espectaculares para la gilada se cansan de multar a pobres laburantes que van en una "zanellita" que se cae a pedazos a laburar.

Incluso en algún operativo se llegó a secuestrar un par de Handy Baofeng con cargador, teniendo ubicada en la pantalla la frecuencia policial. Al respecto también personal de tránsito de la municipalidad de Necochea denunció oportunamente el robo de 15 handies con la frecuencia policial y plantearon la sospecha de que terminaron en manos de bandas de delincuentes.

Una policía atada con alambre

Anteriormente hablamos del bajo índice de resolución de los delitos en Necochea y no sorprende si se tiene en cuenta las condiciones laborales y de equipamiento del personal policial.

El gobierno de Axel Kicillof con el ministro estrella, ahora estrellado, Sergio Berni, ha dejado a la buena de Dios al vecino de Necochea. Sin móviles ni elementos necesarios para movilizarse, investigar y prevenir el delito, los altos índices en el incremento de delitos no deberían llamar la atención.

A la falta de personal policial, ya que nadie quiere estar bajo las órdenes de Mastropierro y es común que los agentes pidan el traslado a otra localidad o bien piden la baja para dedicarse a actividades menos peligrosas y más lucrativas, se suma la falta de móviles y la escasez de combustible.

La policía necochense tiene en total 30 móviles operativos, mientras que en la calle patrullando apenas llegan a la decena en condiciones precarias, atados con alambre y cinta de embalar y en algunos casos una bolsa plástica reemplaza a los vidrios blindados. El número ideal de móviles para cubrir un distrito con la superficie y población de Necochea debería ser de 46 a 50 vehículos.

El aporte del municipio

Necochea cuenta con 130 cámaras de seguridad instaladas en una primera etapa. Se recibieron en 2022 unos 48 millones de pesos del fondo de fortalecimiento de seguridad con los cuales se repararon móviles, se compraron juegos de cubiertas para móviles en funcionamiento y se hizo la obra del destacamento policial parque consistente en los dormis para alojar a los efectivos policiales y la caballeriza.

El “Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad y otros servicios asociados”, destinado a los municipios bonaerenses para fortalecer las políticas de seguridad provincial reparte entre los municipios la suma de 11 mil millones de pesos con “el objeto de fortalecer las políticas de seguridad provincial”.

Asimismo, se establece que, en la aplicación de los recursos, los municipios deberán priorizar la inversión en la adquisición de vehículos policiales, demás gastos de capital vinculados con el objeto del Fondo y obras de infraestructura de seguridad, que deberán ser aprobados por la autoridad de aplicación, es decir, Sergio Berni.

Para el 2023 la gestión de Arturo Rojas tiene previsto recibir unos 77 millones de pesos que serán destinados a reparar comisarías, la reconstrucción a nuevo de la comisaría segunda de Quequén, nuevo destacamento policial en Claraz, reparación del techo del destacamento de bomberos de Quequén, el techo de la departamental, baños en comando de patrullas y terminar el edificio de caballería.

Además el municipio con fondos propios aporta mensualmente fondos para la compra de combustible para las patrullas del comando.

Lectores: 329

Envianos tu comentario