Judiciales y Policiales
Nunca con la misma vara

Si los ricos usurpan no pasa nada, otra es la historia para una madre

Una madre y su pequeña hija se instalaron en una precaria casilla en un terreno de calle 85 y 62, y se montó un operativo.

Hace unos años, en Necochea explotó el boom de la usurpación en sectores de alto valor inmobiliario como la zona aledaña al parque Miguel Lillo (Villa Zabala, Villa de Deportista, Villa Florida, Villa Celestina) y Costa Bonita con construcciones de lujo. Es el elefante en medio de la cocina, pero la Justicia actúa al estilo Homero Simpson ("si no lo veo, no es ilegal") y se hace la vista gorda, incluso ante el hecho de que los datos para los usurpadores de terrenos abandonados por sus dueños, o cuyos propietarios viven en otra ciudad, son proporcionados por entes gubernamentales.

Un simple comprobante de pago de impuestos, un alambrado perimetral, una limpieza de malezas, convierten a cualquiera en dueño de terrenos en los lugares más caros de Necochea. No hay orden de desalojo, no hay policía que actúe de oficio ni jueces que libren órdenes de desalojo.

Pero la vara de ley, que es cortita y fácil de sortear para los privilegiados, está muy alta para otros.

Una madre y su pequeña hija se instalaron en una precaria casilla en un terreno de calle 85 y 62, sin acreditar quién les dio permiso para instalarse en ese predio. Tras un llamado al 911 alertando sobre una posible usurpación, se hizo presente personal del comando de patrulla de Necochea y constató la situación irregular de la mujer, poniendo los hechos en conocimiento de la UFI N° 3, ya que "una señorita de 28 años mostró al personal policial documentación referente a pago de impuesto" sobre el mismo terreno y dijo ser la propietaria.

Lectores: 230

Envianos tu comentario