Quequén
Álvaro pende de un hilo

Puerto Quequén: corrupción y nombramientos millonarios a amigos del presidente

Supuestamente, el Puerto Quequén tiene dificultades económicas y esa sería la excusa para imponer un aumento tarifario a los productores, sin embargo, el año pasado se anunciaron récords de embarque y facturación.
Un grupo de productores autoconvocados en defensa de la producción emitió un durísimo comunicado exponiendo que el "ex montonero ultra K" pretende pagar la corrupción y nombramientos millonarios a amigos y militantes.

La permanencia de Jorge Álvaro al frente de Puerto Quequén pende de un hilo. Un grupo de productores autoconvocados en defensa de la producción emitió un durísimo comunicado exponiendo que el "ex montonero ultra K" pretende pagar la corrupción y nombramientos millonarios a amigos y militantes con aumentos en las tarifas del puerto.

Según difundieron Álvaro pretende imponer un aumento tarifario del 25 por ciento "en un acuerdo con el narco sindicalista (Artemio) Zufriategui". La excusa es una supuesta dificultad económica, aunque el año pasado se anunciaron récords de embarque y facturación.

La cifra a la que aspira a dejar de facturación adicional es de 900 mil dólares que justamente coincide con el agujero negro del despilfarro que ocasionó el mantenimiento de un "equipo compuesto por ñoquis y planeros".

Álvaro contrató once asesores (ninguno con domicilio en Necochea) que trabajan desde Mendoza y La Plata; no consta en su legajo experiencia alguna en materia portuaria o agroexportadora. Se calcula que cada uno percibe un salario neto de 550 mil pesos lo que implica un total de 72 millones de pesos anuales en ñoquis.

Como si fuera poco el presidente del CGPQ padecería de algún serio trastorno psicológico ya que contrató en planta permanente a su psicóloga y amiga personal a la que en el mes de febrero se le pagó un sueldazo de 1,5 millones de pesos. A la amiga de "Pampa" se le paga además el alquiler de un departamento a todo trapo, viáticos y reintegros y se le permite el uso de un auto oficial para uso personal.

Jorge Álvaro llegó a dirigir uno de los puertos más importantes de la Argentina con más caprichos que L-Gante. Se hace pagar el alquiler de un departamento en uno de los edificios más caros de Necochea por un valor de 85 mil pesos mensuales, además de exigir un auto 0KM (porque no le gustaban los tapizados del que había con dos meses de uso) y el uso a discreción para él y sus parientes de la tarjeta corporativa.

Para pagar la corrupción y el despilfarro Álvaro pretende meter la mano en los bolsillos de los productores del hinterland portuario aumentado la presión impositiva y la única manera de lograrlo es cambiando el directorio. La semana pasada en un intento de imponer el aumento, la única mano que se levantó fue la de Artemio Zufriategui (que dicho sea de paso tiene una investigación en curso por facturas que no puede justificar).

Según trascendió el presidente del CGPQ tiene previsto ir a llorarle la carta al gobernador Axel Kicillof porque quiere la cabeza de Juan Carlos Peralta (representante de la Municipalidad de Necochea) y de Daniel Monjes, director en representación del sector sindical.

Lectores: 400

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: