Panorama Político de Necochea
¡Con todo!

Papá Noel viene con aumentos de tasas, suba del transporte y la lucha de los municipales por sueldos dignos

El intendente de Necochea, Arturo Rojas. (Dibujo: NOVA)

¡Argentina campeón del mundo! y le cerramos el “opi” a Kylian Mbappé que se subió al pedestal antes de tiempo. Por un rato soñamos, lloramos de alegría, nos acunamos en la celeste y blanca, nos ilusionamos y hasta tocamos el cielo con las manos. Todavía no nos alcanzó la realidad: la sidra y los festejos de fin de año mantienen el ánimo bien alto, ya tendremos tiempo para darnos un baño de realidad.

Aunque en el último empujón del año nos importan poco y nada las preocupaciones de la casta política (que calladitos y con perfil bajo siguen haciendo cagadas o pergeñando la manera de hundirnos más), en el pago chico nos inquietan otras cuestiones mucho más mundanas y tangibles como la polvareda infernal en las calles de tierra o la falta de enfermeras y médicos clínicos en el hospital, las bajadas públicas en la playa y el debate que abre una grieta más profunda que la del Frente de Todos y Juntos: los churros del Topo ¿perdieron calidad?

No hay presupuesto que aguante

Sin querer queriendo ya estamos por armar el arbolito, la pantalla de Crónica Navidad ya puso el cronómetro que cuenta las horas que faltan para Navidad, las cuñadas se agarraron de las mechas en medio de la discusión por quien lleva la ensalada rusa y quien el Vitel Toné.

El intendente Arturo Rojas no la ha tenido fácil durante su mandato, le tocó capear una pandemia y sanear un municipio fundido. Este 2022 tampoco le dio respiro y fue otro año complicado para la gestión municipal y a la hora de hacer el consabido balance hay que destacar que la situación en nuestra ciudad no es ajena a las consecuencias del desajuste económico que atraviesa nuestro país, aunque no ha llegado a los niveles críticos de otras Comunas.

La escalada de precios en medio de un proceso inflacionario descontrolado impacta de lleno en la gestión municipal teniendo en cuenta que dio por tierra con la proyección realizada el año pasado para calcular el ajuste en las tasas municipales que contempló una inflación del 60 por ciento.

"Al Municipio le golpea la inflación como le golpea a cualquier familia o a cualquier empresa, nosotros tenemos más allá de lo que es el gasto en personal que insume una gran parte del presupuesto, alrededor del 60 por ciento, todo lo demás nos repercute de manera negativa sea combustible, compra de materiales, de bienes", sostuvo el jefe comunal.

El equipo económico del Municipio mantiene un férreo control sobre los números, se logró revertir un fuerte desequilibrio fiscal crónico que frena toda posibilidad de crecimiento sin embargo el marco inflacionario que atraviesa el país pone de cabeza todo programa de Gobierno.

Trabajadores municipales por debajo de la línea de indigencia

Los principales gremios nacionales lograron la reapertura de paritarias y beneficios para sus afiliados que permiten capear la inflación y que el salario de los trabajadores no se devalúa cada mes; los municipales necochenses no tienen esa suerte y los salarios están de hambre.

La paritaria municipal está cerrada con los aumentos que se dieron en octubre del 14 por ciento y el que se viene en diciembre también del 14 por ciento. Por ahora se habla de reabrirla en el mes de enero o de sumar otro incremento del 8 por ciento a cuenta de la futura paritaria. También se evalúa otorgar un bono (que deja afuera a los agentes jubilados).

Los sueldos municipales son el elefante en la cocina de cualquier administración municipal, se llevan casi el 60 por ciento de los recursos del presupuesto que incluye incrementos no presupuestados, horas extras y cargas patronales.

Para que las cuentas le cierren al intendente, el aumento salarial de los trabajadores debería coincidir con el incremento en las tasas municipales y en el marco de la situación actual, hablamos de una suba en las tasas municipales por encima del 100 por ciento. Sin embargo Rojas consiguió un aumento del 60 por ciento con una inflación proyectada para el 2023 del 96 por ciento.

En la primera reunión rumbo a la paritaria 2023, la propuesta del Departamento Ejecutivo pretende alcanzar el 85 por ciento de aumento tomando como base el básico de marzo de 2022, con un incremento del 13 por ciento con las liquidaciones de enero y del 10 por ciento con las de febrero de 2023.

Otra lucha que mantienen los municipales de toda la provincia es la modificación del artículo 6 de la Ley 14656 aprobado con la ley de presupuesto 2022 que dejó en manos de los intendentes el derecho de los trabajadores de cobrar las asignaciones familiares. Esta situación no se modificó en la redacción del presupuesto 2023.

Al día de hoy el sueldo básico de un trabajador municipal apenas llega a 35.500 pesos de bolsillo; el salario total es de 44.274 a lo que se resta 18,8 por ciento de aportes y obra social. A ese monto se suma en el caso que corresponda asignaciones familiares , antigüedad y horas extras (si sos de los afortunados)-

Es decir que los trabajadores municipales quedan muy por debajo de la Canasta Básica Total que al 17 de noviembre de 2022 el INdEC fijó su valor en 139.783 pesos, lo que marca que no tienen capacidad de satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales.

Reducción en la planta política

Una frase del intendente Arturo Rojas ilusiona al vecino de Necochea, "el Municipio no está solo para pagar salarios" lo que permite soñar con obra pública, inversiones y servicios que mejoren la calidad de vida de los necochenses.

Según ha manifestado el jefe comunal, durante su gestión se ha reducido sensible y paulatinamente la planta de personal municipal, esto es no cubrir los cargos de los agentes jubilados. En este momento el municipio cuenta con 1497 trabajadores de planta y contratados y alrededor de 400 entre docentes y personal de la carrera médico hospitalaria.

Desde el inicio de su gestión, Rojas ha bajado sensiblemente el número de trabajadores dando de baja los cargos de los agentes jubilados y que no se produzcan los famosos corrimientos de personal que históricamente han favorecido a militantes políticos amigos del poder de turno.

La necesidad de bajar los costos de la gestión y hacer rendir el presupuesto hace que el organigrama municipal sea evaluado de manera constante y se quiten cargos políticos creados en otras gestiones como una dirección de pesca o una "cancillería" municipal.

También se terminaron los "destajos vip" que se daban a los funcionarios y quedaban "de regalo" para las futuras administraciones. Facundo López dejó como herencia 107 funcionarios políticos nombrados como destajistas cuyos contratos fueron rescindidos por Arturo Rojas.

¡Pum para arriba!

Como era de esperar el 2023 viene con aumentos de tasas para los vecinos. Si se analiza la inflación interanual este debería ser superior al 100 por ciento, pero con ese número no las paga ni Magoya por lo que Rojas deberá conformarse con un aumento progresivo que impacte lo menos posible en el bolsillo del contribuyente y no deje desfinanciada a la administración municipal.

Finalmente el Concejo Deliberante con la consiguiente aprobación de la asamblea de grandes contribuyentes otorgó un incremento promedio del 60 por ciento. Los sectores de ingresos medios recibirán en sus tasas municipales un aumento cercano al 50 por ciento, los de menores recursos inferiores al 40 por ciento, mientras que los contribuyentes de mayores recursos pagarán sus tasas un 75 por ciento de aumento.

Lectores: 103

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: