Panorama Político de Necochea
Cambios

Fiscal impositiva aprobada y mayoría automática: el regalo de Papá Noel al intendente

Consenso y diálogo son dos palabras clave que el Ejecutivo municipal tiene presente desde que asumió en diciembre de 2019. (Dibujo: NOVA)

Consenso y diálogo son dos palabras clave que el Ejecutivo municipal tiene presente desde que asumió en diciembre de 2019 y que le permitieron conseguir las herramientas legislativas imprescindibles para su gestión, aunque la oposición opinó lo contrario durante el tratamiento de la Fiscal Impositiva y reclamó falta de diálogo.

El año que termina, le abre otras puertas a la gestión de Arturo Rojas. Tras el triunfo del pasado 14 de noviembre acaricia el sueño dorado de todo político: mayoría automática en el Concejo Deliberante.

"No todo se compra, no todo se vende" dijo alguna vez Envar El Kadri, uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas Peronistas, pero a falta de concejales propios, Arturo Rojas consiguió su quórum por el módico precio de la secretaría del Concejo Deliberante.

El pasado jueves 16 el Ejecutivo logró la aprobación de la Ordenanza Fiscal Impositiva que incluye un aumento de tasas del 50 por ciento para las urbanas, mientras que la Tasa Rural sufrió un incremento del 100 por ciento.

Aunque a simple vista el aumento parece un despropósito y un golpe mortal al bolsillo del contribuyente, va en coincidencia con los propuestos por los distritos vecinos: Mar del Plata pidió un 45 por ciento de incremento, Tres Arroyos 55 por ciento, Balcarce , 45 por ciento promedio, Tandil 50 por ciento, Lobería propone un aumento del 48 por ciento en las tasas urbanas y un 60 por ciento en la tasa rural.

Consenso y diálogo está bien pero no tanto. El proyecto de la OFI, se votó a paquete cerrado sin posibilidad de que la oposición meta la cuchara y realicen modificaciones o mejoras. Como nota de color, de los diez concejales que tomaron juramento el 10 de diciembre, solo 3 acompañaron con su voto.

Por primera vez desde que asumió Arturo Rojas tiene bloque propio, conformado al 100 por ciento por ediles de su confianza y puestos por su propio dedo.

Debate largo como esperanza de trabajador de clase media

Cuatro horas duró la sesión en la que se dio tratamiento a la Fiscal Impositiva, con discursos variopintos que fueron desde la chicana vacía a la exposición de falencias que se acarrean de gestión en gestión y que redundan en pérdida de recursos para la administración municipal y en un golpe tras otro al contribuyente "pagador".

Este fue el tercer proyecto de Ordenanza Fiscal Impositiva presentado por la gestión Rojas y arrastra la misma concepción de herramientas similares presentadas a través de las sucesivas administraciones con diferentes signos políticos a lo largo de las últimas décadas.

Coincidiendo en parte con el análisis realizado por la radical Felicitas Cabretón, en la redacción de la norma se destacan dos puntos en común: en primer lugar qué porcentaje se aumentarán las tasas para acomodarlo a los requerimientos del presupuesto de gastos y recursos, en segundo lugar, pese al optimismo del jefe comunal que aspira a llegar en el 2022 al 50 por ciento de cobrabilidad en las tasas municipales y equiparar los recursos municipales a los ingresos aportados por la Nación y Provincia, los fondos que genera la municipalidad no son suficientes y esa es la variable que ajusta el aumento en los tributos locales.

El Ejecutivo necesita un aumento en las tasas, eso es indiscutible, para poder brindar servicios de calidad y en cantidad al contribuyente y ese ha sido el argumento extorsivo a lo largo de los años para conseguir el voto opositor: paritarias para los trabajadores, salud para el vecino, obras en los barrios. Se pide un aumento, pero no se mejora la cobrabilidad, el esfuerzo se pone sobre el vecino cumplidor que irónicamente es al que más le cuesta pagar los servicios.

Sistema equitativo ¿qué?

Ya sea que la forma de liquidar las tasas municipales sea por RAFAM o SIGEM, ya sea que se calcule por servicios o valuación fiscal, el Estado es ineficiente a la hora de recaudar.

Depende si el vaso se ve medio lleno o medio vacío pero el Ejecutivo reconoce que hay una tasa de incobrabilidad del 50 por ciento y el la mitad que paga en tiempo y forma la que hace el mayor esfuerzo.

Y ya que para la muestra basta un botón, hay casos puntuales que grafican este despropósito. Los jubilados que cobran haberes mínimos pueden ser exceptuados si lo solicitan, pero en este caso a un matrimonio de jubilados se le dio una rebaja parcial del 25 por ciento que perdió por ser puntales y abonar sus servicios antes de la fecha de vencimiento.

En este sentido el concejal vecinalista Pedro Arabarco apuntó "ya que hubo un superávit fiscal con una cobrabilidad cercana al 50 y pico por ciento, esa deuda que mantienen los contribuyentes con la municipalidad es un ahorro y ese ahorro el Ejecutivo tiene la obligación de ir a buscarlo y con los ingresos que sales de estos ahorros, podrían intervenir favorablemente en la modificación de la tasa con un descenso importante".

Vale aclarar que el gobierno de Arturo Rojas trabaja fuertemente en la recuperación de la deuda (o el ahorro) de morosos. Durante el corriente año se realizaron 5717 intimaciones por 487 millones de pesos. El criterio utilizado por la administración es intimar a multipropietarios, con deuda superior a 30 mil pesos o que están por prescribir y al momento hay más de 1800 títulos ejecutivos.

"Todo peso recaudado el vecino sabe que se reinvierte en la ciudad"

Más allá de las posiciones desencontradas, Arturo Rojas logró lo que ningún intendente pudo en las últimas cuatro décadas: que en la municipalidad de Necochea haya más ingreso de recursos que egresos.

Capeó con éxito relativo la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 que se llevó la vida de 215 vecinos en nuestra ciudad, saldó la deuda con los trabajadores municipales y dejó una herencia de mil millones de pesos en deuda pública, además de iniciar obras con recursos propios.

Durante el año 2020, la municipalidad de Necochea en materia de red vial realizó 528 kilómetros de alteo, 547 kilómetros de reconstrucción, 2900 kilómetros de repaso, 70400 metros cúbicos, 21 mil metros cúbicos de movimiento de suelo, 8 alcantarillas en una red vial de 88 kilómetros, números que fueron superados en el corriente año.

Lectores: 91

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: