Opinión
Carta abierta

El ex concejal Gonzalo Diez pide “la estructuración de un espacio opositor”

El ex concejal radical difundió un análisis de la gestión municipal, considerando que "le faltan ideas y le sobra gente".

Por Gonzalo Diez (*)

Por varias razones, el gobierno local liderado por Facundo López, del Frente Renovador, necesita en forma urgente que se consolide un espacio opositor.

En primer lugar, porque la existencia de una oposición fuerte obliga a quien tiene la máxima responsabilidad de gobierno a perfeccionarse día a día y fortalece la regla de oro de la democracia, que sostiene que el sistema se robustece sí hay una posibilidad cierta de alternancia en el poder.

Los proyectos hegemónicos no suelen terminar bien y reportan más perjuicios que beneficios en las comunidades en las que se asientan.

Asimismo la estructuración de un espacio opositor, puede, en un sistema que funcione apoyado en el diálogo, aportar ideas que redunden en desarrollo de la comunidad y constituye la base necesaria para la búsqueda de consensos que perduren en el tiempo.

Por último, habiendo pasado un tiempo considerable desde que asumió, este gobierno viene mostrando signos preocupantes, que de no ser por la peculiaridad de suceder a un gobierno decididamente horrible, lo deberíamos evaluar, ahora que están de moda las calificaciones, con un rotundo desaprobado.

Hace unos meses, la prudencia nos obligaba a no ser tan contundentes en las adjetivaciones. Pero algunas cuestiones que ya observamos en esa oportunidad, hoy se consolidan.

Decíamos, que el equipo armado por López era un conglomerado de compromisos asumidos en la campaña y que no respondían a lógica alguna. La última incorporación, la del ex PRO, Leonardo Ruggiero, continúa por la misma senda.

De igual forma la cuenta no resta, sigue sumando. Sumando cargos. El funcionario saliente, a quien reemplazó el desorientado Ruggiero, quedó dentro de la plantilla de empleados municipales. Lo mismo sucedió con la incorporación del ex veneguista Mauro Velázquez, que se suma a "dar una mano" a una oficina que no requeriría tal asistencia.

Ni hablar de los contratos que sumó el kirchnerista Marcelo Ordoqui, ex secretario de gobierno del intendente destituido Horacio Tellechea. Cualquier responsabilidad que le cupiera a Ordoqui del peor gobierno de la historia necochense, el intendente la borro con el codo con tal de que le reunieran un puñado de gente y le armaran una agrupación política de apoyo en Quequén.

Sumar por todos lados, no importa cómo, ni quienes, trayectorias ni responsabilidades, solo mostrar buenas intenciones, quién no lo haría, y pertenencia.

La cuenta, a cargo de los fondos públicos del desfasado estado municipal.

Se ha sostenido, en reiteradas oportunidades, que Sergio Massa fue el mejor aprendiz de Néstor Kirchner. Su delfín necochense parece haber repasado el manual.

Los cálculos más austeros sostienen que se han incorporado varios centenares de nuevos empleados, además de los conocidos funcionarios. Situación que no pude contrastarse porque no existe información oficial disponible.

En la era de la información, la página web de la Municipalidad es utilizada solo para propaganda de la fiesta en la que se ha convertido Necochea. Un gobierno dedicado a la organización de eventos. Ya lo decía Serrat: “Y con la resaca puesta, vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas”.

Eso sí, las tasas, con la venia de todo el arco político con representación en el Concejo Deliberante, a sola excepción del concejal de la UCR, Alberto Esnaola, fueron incrementadas en un casi 40 por ciento por segunda vez durante el “renovador” gobierno de López.

A esto, agréguele sacrificado contribuyente necochense, que por pedido de los señores exportadores, se está a punto de condonar y eliminar la Tasa Portuaria. El cobro de dicha tasa podría dar vuelta la estructura de financiamiento del Estado municipal y poner a Necochea en el camino del desarrollo con equidad.

Por si no fuera suficiente, usted se encontró en su domicilio con las boletas de las tasas anuales sin los descuentos por buen cumplimiento y pago anticipado y sin valuación fiscal, no vaya a ser cosa que descubra que el incremento que se tiró sobre sus espaldas fue mayor. Un verdadero "caza bobos" que solo se remedia con la correspondiente refacturación y nuevo reparto de boletas.

Por último, y para no seguir avanzando en la argumentación de la necesidad imperiosa de la estructuración de una oposición seria, el gobierno conducido por Facundo López no ha mostrado una sola política pública autónoma del gobierno provincial. Cada uno de los logros publicitados tiene origen en la planificación, financiamiento y ejecución del gobierno de María Eugenia Vidal.

A López le faltan ideas y le sobra gente. Por eso, transcurrido ya más de un cuarto del periodo de gobierno, ninguno de sus funcionarios ha podido rendir cuentas de su gestión.

Cambiemos debe asumir el rol que parece haber abandonado, al menos en el Concejo Deliberante.

No debe confundirse, colaboración, aportes y diálogo, con una pasividad extrema que la ha dado al Intendente municipal un verdadero cheque en blanco para moverse sin controles. Venimos de un proceso institucional muy complejo, pero no por ello deben relajarse las funciones naturales de las instituciones locales.

El mejor favor que le podemos hacer a la comunidad es el de recrear la competencia política que garantice la posibilidad cierta de alternancia. Los partidos políticos que decidieron transformar la realidad nacional y provincial deben asumir el desafío en Necochea.

La UCR ha dado el primer paso, renovó sus autoridades sin conflictos internos, y con el firme propósito de unir fuerzas para dar la pelea en Cambiemos que posibilite la construcción de una alternativa con ideas posibles. 

(*) ex concejal necochense por la UCR.

Lectores: 240

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: