Quequén
Desidia

Recrudecen las quejas por el olor a podrido que provoca el accionar de la delegación de Quequén

Al olor nauseabundo se suma la intransitabilidad de la calle.

Ante la indiferencia del delegado de Quequén, Pablo Bugando, se acumulan las quejas y denuncias públicas de los vecinos por el mal estado de las calles. La principal preocupación radica en una práctica habitual de la delegación que consiste en tapar los pozos de las calles de tierra con el cereal que barren en la Almirante Brown.

Los vecinos de calle 570 entre 565 y 567, a pocos metros del merendero "Corazones Contentos" donde concurren gran cantidad de niños, reclaman una solución para el estado de las calles, al punto que bautizaron uno de los baches como "Laguna López", a modo de "homenaje" al intendente Facundo López. 

Los días de lluvia y posteriores resulta imposible el tránsito por la zona. Los vecinos quedan totalmente aislados ya que no pueden pasar los vehículos particulares ni tampoco servicios de emergencia como autobombas, patrulleros o ambulancias.

Según indican, "además de no poder transitar la calle los días de lluvia, se sufre del olor a cereal podrido. Hace dos meses atrás tiraron tierra con cereal como `provisorio´ con la promesa de volver, pero lamentablemente la máquina se rompió y aún seguimos esperando que aparezca. Pero mientras tanto tenemos que bancarnos el olor nauseabundo del cereal podrido, haciendo imposible respirar aire puro".

"Luchamos y protestamos por algo tan simple de poder tener una calle transitable y para que vecinos y niños puedan seguir su vida tranquilamente, sin estar pensando como cruzar esa laguna", afirma desde su muro de Facebook una vecina del lugar.

Lectores: 6003

Envianos tu comentario