Economía y Empresas
Desigualdad social

Necochea, ciudad de políticos ricos y habitantes pobres

Más de cien familias viven en casillas de chapa soportando altas y bajas temperaturas, entre otras cosas. (Dibujo: NOVA)

Necochea es una ciudad de paradojas, terruño de políticos ricos y habitantes pobres. Facundo López ha sido señalado como uno de los intendentes más ricos de la provincia.

Días atrás un medio platense dio cuenta de la lujosa flota de autos que ostenta el jefe comunal valuada en millones de pesos mientras que hizo públicos una serie de gastos que no se condicen con su sueldo que supera el cuarto de millón mensual.

Otro político local que está en la mira de la AFIP es el diputado Martín Domínguez Yelpo, cuya Declaración Jurada fue más bien modesta aunque su estilo de vida se asemeja al de una diva holliwoodense.

Vestido de Armani de pies a cabeza, se moviliza en un Audi 0KM, lo acompaña un séquito de guardaespaldas que hasta le reservan lugar de estacionamiento. Entre las extravagancias del diputado se encuentran frecuentes viajes al exterior y una costosa remodelación a su vivienda familiar.

Mientras tanto, la realidad de los vecinos de Necochea es muy diferente. Aunque se pusieron varios parches, la salud pública sigue al borde del colapso. Las deudas se acumulan y la capacidad de pago del municipio es limitada, de hecho los 50 millones de pesos que se recortaron del presupuesto 2019 fueron del pago de proveedores.

Las calles de tierra son imposibles de transitar. En verano el polvo hace el aire irrespirable para los vecinos y en épocas de lluvia hay zonas que se anegan completamente dejándolos aislados. En Quequén los vecinos denunciaron que las calles se rellenan con cereal que se pudre con la humedad provocando olores nauseabundos.

En la ciudad de uno de los intendentes más ricos de la provincia, más de cien familias viven en casillas de chapa en las que las temperaturas superan los 45 grados en verano, entra agua durante las lluvias y la falta de baño acarrea enfermedades graves.

Esto, además del riesgo que implican las conexiones eléctricas precarias como lo demuestran los frecuentes incendios en los que los que no tienen casi nada, lo pierden todo.

Lectores: 10481