Política
Problema de larga data

Apuntan contra el municipio y Obras Sanitarias por la falta de agua en la ciudad

Necochea viene careciendo desde hace años el deficiente servicio de agua potable. (Foto: NOVA)

El Partido Obrero en el Frente de Izquierda plantea una reorganización integral del municipio y en particular del sistema de infraestructura sanitaria, partiendo de un diagnóstico de los problemas del suministro y distribución del agua potable mediante asambleas barriales para priorizar sus necesidades.

Necochea viene careciendo desde hace años el deficiente servicio de agua potable, quedando barrios completos sin el abastecimiento esencial. Cada temporada estival baja la presión en gran parte del casco urbano por bombas rotas e infraestructura vetusta que no cuenta con el debido mantenimiento.

Desde hace semanas, miles de vecinos no tienen agua y el peligro de enfermedades asociadas a eliminar los líquidos cloacales domiciliarios aumenta.

El Puerto Quequén carga miles de litros de agua potable en barcos que se llevan este recurso natural, y deberían pagar una tasa para ser utilizada en infraestructura hidráulica así como también en condiciones laborales dignas para los trabajadores de Obras Sanitarias.

¿Cuánta agua potable utiliza la usina termoeléctrica para refrigerar sus instalaciones? El despilfarro de empresas privadas se suma al mal uso del municipio en el riego de espacios verdes: se pasó de obtener agua del Río Quequén a sacar de los pozos de agua potable para el consumo doméstico.

Esto desemboca en un creciente descenso de las napas freáticas haciendo que las bombas de los pozos "trabajen" fuera de los rangos de funcionamiento normal (produciéndose excesos en los consumos eléctricos y hasta daño en las instalaciones).

A la falta de personal en la planta de Obras y Servicios Públicos se suma la inexistencia de guardias mínimas para el mantenimiento de las redes, falta equipamiento tecnológico y materiales destinados a la reparación de cañerías. La planta permanente, en su mayoría ya jubilada nunca fue cubierta con nuevos ingresos.

El director de Obras Sanitarias, Leonardo Gaitan, no dio ninguna salida a este problema, puros parches. Y el intendente Facundo López es el responsable político de esta crisis: el presupuesto municipal está al servicio de los empresarios del puerto, de transporte, del campo y no para solucionar las necesidades básicas como el agua potable.

En tal sentido, el PO considera que las asambleas barriales deben tener carácter resolutivo y que formen parte del presupuesto municipal las obras allí votadas como el tendido de redes, renovación de bombas y acueductos, construcción de cisternas, automatización de pozos de bombeo, sistemas inteligentes de monitores de presión, cantidad y calidad del agua.

Sostienen que es necesaria la inmediata incorporación de personal permanente de Obras Sanitarias con salario de convenio y mediante la bolsa de trabajo del sindicato.

Para esto plantean que los fondos salgan de impuestos progresivos a las grandes fortunas, por ejemplo la inmediata aplicación del impuesto municipal al Puerto Quequén.

Lectores: 419