Judiciales y Policiales
Vergüenza ajena

Tras las rejas por robar dos matambres de pollo

Poco después de comprobarse la complicidad policial con violentos delincuentes, efectivos apresaron a un ratero. (Dibujo: NOVA)

Mientras los motochorros son dueños de la calle y la delincuencia tiene a los necochenses contra las cuerdas, el accionar policial está siendo cuestionado incluso por miembros de la fuerza que han denunciado complicidad con los delincuentes.

Un subcomisario que cumplía funciones en la ciudad realizó en los primeros días del mes de septiembre una grave denuncia en la Oficina Departamental de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense. Afirmó que había comprobado complicidad entre la cúpula policial y conocidos delincuentes que operan en la zona.

El denunciante relató que el famoso motochorro de la moto negra que ataca a las mujeres en la calle, en realidad forma parte de una banda de entre seis y ocho integrantes que "trabajan" bajo las órdenes directas de uno de los jefes.

La policía necochense se caracteriza por sus desopilantes operativos que han ido desde montar una operación con seis móviles y treinta efectivos para impedir que tres mujeres hagan topless en la playa a perseguir a un ladrón de longanizas en un supermercado.

Un nuevo parte de prensa de la policía da cuenta de la aprehensión de un sujeto que minutos antes había sustraído dos matambres de pollo del restó Kem Kem.

Según consta en la crónica policial, tras un llamado de los dueños del lugar un sujeto fue aprehendido a varias cuadras del lugar portando un bolso que contenía los dos matambres en cuestión.

Los uniformados realizaron un amplio rastrillaje hasta dar con el ladrón que tenía en su poder el botín junto a un par de zapatillas que también habían sido sustraídas del lugar.

Los matambres de pollo fueron reconocidos por el denunciante y el caco fue puesto a disposición de la UFI N°2.

Lectores: 1

Envianos tu comentario