Política
Una década después

"Beto" Esnaola pasó factura a la conducción radical que pactó con el kirchnerismo

El ex concejal radical Alberto Esnaola utilizó las redes sociales para pasar factura. (Foto: NOVA)

Tras conocerse los detalles de la investigación del periodista Diego Cabot y los nombres de empresarios y funcionarios coimeros de la década ganada, el ex concejal radical Alberto Esnaola utilizó las redes sociales para pasar factura.

Poco más de una década después, reclamó a los correligionarios que vendieron el alma al diablo para ganar favores electorales. En mayo de 2007 el entonces intendente Daniel Molina, vivía un idilio con el kirchnerismo, entre Dios y el Diablo coqueteaba entre el purismo radical y los millones que ofrecía el Gobierno Nacional a través de Roberto Porcaro a los intendentes conversos.

De la mano de Porcaro y Gustavo Florentín, Daniel Molina entabló una fluida relación con José López, hoy conocido por andar revoleando bolsos con dólares a los conventos, pero que entonces era la llave maestra para acceder a la obra pública.

Y así el ex intendente radical cumplió el sueño del pibe. Hablar por cadena nacional en Casa Rosada, al lado de Néstor Kirchner, Julio De Vido y la plana mayor del kirchnerismo, agradeciendo las obras por más de 25 millones de pesos que finalmente nunca llegaron a nuestra ciudad.

Alberto Esnaola se quedó con la sangre en el ojo y aunque una década después, le mandó un mensaje fuerte y claro a "una Persona Pequeña" pidiéndole un gesto de grandeza y disculpas por los errores del pasado.

El mensaje de "Beto" Esnaola

Mirando a Diego Cabot y viendo el hallazgo de los cuadernos del escándalo del Ministerio de Planificación de Julio De Vido, cuánta tranquilidad me da no haberme quedado en el Gobierno y tener que haber ido Casa Rosada en Mayo del año 2007, para ganar una elección no vale hacer cualquier cosa.

Cuando una sociedad acepta la corrupción mirando para otro lado en pos de “objetivos nobles” está hipotecando su futuro. Los necochenses estamos pagando esa hipoteca, aún aquellos que preferimos, irnos literalmente a la calle antes de pactar con la corrupción, y la pagaremos.

Al menos con mi conciencia tranquila. Cosa que no es poco. Algunos, y pienso en particular en uno puntualmente, debieran al menos pedir disculpas. Imposible pedir gestos de grandeza de Personas Pequeñas.