Judiciales y Policiales
Piden sólo tres años de prisión para los Cañada

Asesinato por contaminación, el crimen perfecto

La fiscal pidió una pena leve para los responsables de la muerte de Melisa Núñez. (Foto: NOVA)

“Legalmente, no había ilegalidad” afirmó la fiscal Silvia Gabriele en su alegato final en el juicio contra los hermanos Fernando y Emiliano Cañada por la muerte de la joven Melisa Núñez.

Aunque se acreditó la materialidad y autoridad de ambos hermanos, y admiten responsabilidad sin intención en los hechos ocurridos el 13 de abril de 2015 en el depósito de agroquímicos Shippingsuarence S.A., Gabriele pidió una pena de tres años de prisión con efectivo cumplimiento, e inhabilitación por 10 años, por mal desempeño de agroquímicos.

Por su parte la abogada de la familia de Melisa, Florencia Angeletti, habló de Justicia Restaurativa y solicitó una pena resocializadora e inhabilitación por 10 años.

Los Cañada, que durante el juicio se mostraron arrepentidos, con los ojos llorosos, que se quebraron en varias oportunidades supieron aprovechar sus vínculos con el poder político y sindical que les abrió las puertas para operar en Puerto Quequén aunque estuvieran flojos de papeles, con total impunidad.

El incidente del 2015 no fue el primero que capearon los Cañada, si bien este último, como ellos mismos reconocen, "se les fue de las manos". Testigos calificados afirman que el 2011 tras un principio de incendio Fernando Cañada comentó que tenía que llegar antes que los bomberos "porque si tiran agua, vuela todo".