Política
Un ñoqui menos

En medio de fuertes críticas por el gasto político, el intendente dejó ir a la "canciller"

Claudia García Navarro renunció a su cargo como canciller necochense.

Cansada de las críticas constantes a su gestión, la "canciller" necochense, Claudia García Navarro, abandonó el barco. El intendente Facundo López arrinconado por el alto costo político que sostenía el cargo,  aceptó la renuncia.

La presencia de García Navarro era fuertemente cuestionada. Al pedo como bocina de avión, la ex funcionaria tenía como tarea primordial establecer lazos culturales y potenciales vínculos comerciales con el exterior. Con ese objetivo surgió el viaje de hermanamiento con el puerto marroquí de Tánger.

La planta política del municipio está causando fuertes dolores de cabeza al jefe comunal. Sus favoritos, entre los que cuentan funcionarios y empleados VIP, además de sus salarios perciben jugosos adicionales en conceptos de bonificaciones, horas extras, etc.

El intendente recibe cerca de 260 mil pesos mensuales sumando a sus haberes una suma no remunerativa equivalente a su salario; Mario Gygli, jefe de Gabinete factura alrededor de 100 mil; Germán del Rey, recién llegado a la función pública con denuncias por no cumplir con sus deberes alimentarios y por violencia de género, adicionará a su sueldo de subsecretario una bonificación del 40 por ciento. 

La Municipalidad no tiene un peso y todos los meses se las ve en figuritas para cumplir con los trabajadores que recrudecen las medidas de fuerza por pagos desdoblados y depósitos fuera de los plazos legales establecidos.

Por estas horas, en los pasillos de la Municipalidad circula el rumor de que los salarios de los trabajadores se pagaron en parte gracias a los fondos frescos que recibió el Ejecutivo para informatizar el sistema de Salud del municipio.