Concejo Deliberante
Reunión de comisión

Represión policial, salarios adeudados y falta de insumos fueron los planteos de CICOP a los concejales

Pusieron de manifiesto la difícil situación por la que pasa la salud pública en la ciudad.

Profesionales de la salud participaron de la reunión de la comisión de Trabajo, Promoción Económica y Desarrollo Local del Concejo Deliberante. Representantes de CICOP encabezados por Andrea Perestiuk, Evangelina Almada y Matías Rizzo, dieron detalles de la represión sufrida por los trabajadores municipales en medio de una protesta en reclamo de salarios adeudados.

Los profesionales descartaron que el jefe comunal, Facundo López, haya dado la orden de reprimir a los trabajadores aunque si pidió que los manifestantes no ingresen al edificio de la Municipalidad. Entienden que la policía se excedió en sus funciones al reprimir salvajemente a los trabajadores, abusando de su poder.

Pusieron de manifiesto la difícil situación por la que pasa la salud pública en la ciudad, desde la falta de insumos básicos a los continuos retrasos del Ejecutivo para abonar sueldos, horas extras y el arancelamiento hospitalario.

Para los trabajadores de la salud, es una constante percibir sus haberes fuera de fecha y en pagos desdoblados. Las últimas horas extras abonadas por el municipio fueron las del mes de julio, adeudando a la fecha las de agosto y septiembre, además de no tener fecha para el pago del retroactivo de un aumento otorgado por la provincia en abril.

Hospital al borde del colapso

Sobre el hospital Emilio Ferreyra recae la responsabilidad de ser el mayor efector de salud del distrito, siendo el único durante los fines de semana en que la clínica privada no cuenta con guardias. Un solo hospital para 100 mil habitantes.

Durante el pasado fin de semana faltaron en el hospital insumos básicos para la atención de los pacientes como guantes descartables, anestesia local y algodón. También hay importantes faltantes en el área de farmacia pero este es un tema que se reitera en los últimos meses.

Esta área es vital para el funcionamiento del hospital y según una investigación de NOVA, aún no ha podido reorganizarse tras el paso de una empleada de confianza del jefe de gabinete municipal, Mario Gygli que cometió todo tipo de  desprolijidades  en el manejo de pedidos, órdenes de compra y pagos a proveedores.

Por ejemplo, de esa oficina salió un pedido de placas radiográficas que llegaron con un vencimiento demasiado corto y finalmente hubo que descartarla pero lo más indignante es que se realizó ese pedido cuando el equipamiento radiológico ya era digital y las placas no eran necesarias. La compra directa se realizó en la empresa del marido de la ex directora del Hospital Ferreyra, Ernestina Inda.