Política
Seis heridos

Todo el arco político repudió la represión contra los trabajadores municipales

El intendente admitió que solo dio la orden de que no entren los manifestantes al Palacio municipal.

La salvaje represión contra los trabajadores municipales que reclamaban por sus salarios adeudados en la puerta de la Municipalidad, unió a todo el arco político opositor en un repudio unánime contra el accionar policial. También se exige saber quién dio la orden de arremeter contra los manifestantes.

Desde el Ejecutivo se lavaron las manos. Aunque la Policía emboscó a los trabajadores dentro de la Municipalidad, el intendente Facundo López dijo que no mandó a reprimir pero sí admitió que dio la orden de que no entren los manifestantes al Palacio municipal.

Es común en las manifestaciones de los trabajadores que ingresen con bombos y redoblantes al hall de acceso al municipio para luego retirarse de manera pacífica por lo que no se entiende la represión policial ni las palabras del jefe comunal que indicó que “hubo gente que quiso ingresar de forma intempestiva y como respuesta la Policía superó la fuerza que debió haber utilizado, de hecho es una acción que debe resolverse a través de la persuasión”.

La represión contra los trabajadores municipales dejó un saldo de seis heridos con quemaduras en la cara a causa del gas pimienta y varios con contusiones y golpes, además de generar un cimbronazo en la estructura política de la administración López.

Posteriormente a la conferencia de prensa, el intendente hizo saber que pidió la renuncia a toda su planta política y que se tomará una semana para decidir si hará cambios.

Su gestión no pasa por el mejor momento ya que en las últimas semanas ha habido serias denuncias públicas de corrupción en el área de tránsito que está bajo la órbita de Valentín Bustillo, uno de sus máximos pilares.