Judiciales y Policiales
Reclamaban por los haberes adeudados

Reprimieron con golpes y gas pimienta a trabajadores municipales

  • Facundo López ostenta un triste récord. Se convirtió en el primer intendente de Necochea en mandar a reprimir a los trabajadores dentro de la Municipalidad. (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 3
  • Facundo López ostenta un triste récord. Se convirtió en el primer intendente de Necochea en mandar a reprimir a los trabajadores dentro de la Municipalidad. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 3
  • Facundo López ostenta un triste récord. Se convirtió en el primer intendente de Necochea en mandar a reprimir a los trabajadores dentro de la Municipalidad. (Foto: NOVA)
    Foto 3 de 3

Trabajadores municipales que reclamaban por sus haberes adeudados fueron reprimidos salvajemente por personal policial, encabezado por el altamente cuestionado Jorge Mastropierro. Los manifestantes intentaron entrar "a la casa del pueblo", pero fueron reducidos a bastonazos y con gas pimienta, lo que les provocó severas heridas y quemaduras en los rostros.

Facundo López ostenta un triste récord. Se convirtió en el primer intendente de Necochea en mandar a reprimir a los trabajadores dentro de la Municipalidad. Sin hacer distinción, tanto hombres como mujeres terminaron con heridas de diversa consideración.

Una mención especial merece la actitud del concejal del Frente Renovador Luciano González que, a golpes de puño y patadas, trató de tirar a un trabajador por las escaleras del hall de acceso del municipio.

El hecho se originó tras un nuevo retraso en el pago de haberes, por lo que los empleados municipales iniciaron una medida de fuerza con movilización por el centro de la ciudad. Una vez finalizada la reunión entre el Sindicato y las autoridades municipales, se desató la batalla campal.

Los trabajadores ingresaron al edificio municipal con el propósito de tener fecha determinada para el cobro total de haberes, pero la Policía comenzó a empujar a un grupo de mujeres que estaba en primera línea. Cuando sus compañeros las cubrieron, la fuerza de seguridad les tiró gas pimienta directamente a los ojos.